sábado, 1 de diciembre de 2007

Qué grande es el cine… ¡¡americano!!

Así lo digo, sin complejos. Me encanta el cine americano. Me encanta que no tenga esa falsa trascendencia que tanto suele darse en el cine europeo, y en rollos nacionales como los de Fernando León-córtateelpelo de Aranoa.

Y lo digo porque acabo de tener dos revelaciones. La primera fue ayer. Se trataba de ponerme al día en eso de los referentes, tal como decía en otro post. Pero ahora se trataba de referentes cinematográficos, no literarios. Y lo hice nada más y nada menos que con Cantando bajo la lluvia.

Aluciné, flipé, me emocioné, lloré. Eso es cine, y no Los lunes al sol. Y que me perdonen los intensitos que aman ese tipo de cine independiente. A mí el mensaje por el mensaje no me va. Yo necesito una historia, ritmo, acción. Y si de paso hay mensaje, pues mejor. Pero que sea sutil, por favor, yo no quiero ni panfletos ni propaganda. Me considero, modestia aparte, más inteligente que todo eso.

Dime tú si tiene o no tiene precio ver bailar a Gene Kelly y a Debbie Reynolds el número de You were meant for me. Y ahora piensa en Javier Bardem paseando barriga falsa, barba postiza y calva mal afeitada por esos sucios y nublados astilleros de Vigo. Todo para darnos cuenta de lo energúmenos y mendrugos que son los hombres españoles de una determinada generación. Pues menudo mensaje.
¿Tú con qué te quedas? Yo no lo dudo, con Gene Kelly.


La segunda revelación ha sido el corto que Martin Scorsese ha hecho como anuncio de Freixenet para estas navidades. Hitchcock en estado puro. El Hitchcock que más me gusta, el de Vértigo y el de Con la muerte en los talones. Espectacular y 100 % americano. Cine de ese que se te mete en por las venas e incluso te llega a marear. De ese que crea adicción.

3 comentarios:

PANI dijo...

Yo me no me quedo ni con uno ni con otro y me quedo con los dos. Noo soy precísamente sospechosa de ser fans del cine español, menos aún del europeo y para qué hablar del iraní... sin embargo rescato cosas, con mensaje y sin él, dede "te doy mis ojos" o "el bola", con mensaje nada suil hasta "amanece que no es poco" que si tiene mensaje yo no lo pillé, pero me encanta (y me llevó a leer a Faulkner)
Con el americano me pasa igual. No todo me vale y no por tener más de 40 años me vale más. Lo pasé bien viendo "Cantando bajo la lluvia" pero no mucho más. Me aburrí con ciudadano kane y me encanta El Tercer Hombre...
Que no se si se me está usted radicalizando o no, señor Felicis, pero creo en el gusto por producto no por sacos, máxime en esto del cine.
A continuación, me dispongo aver el citado corto de Scorsese (director irregular donde los haya, por cierto).
Gracias por tu post.

Berto dijo...

Venga de donde venga, me quedo con el cine que cuente historias. Creíbles, a ser posible. ¿Armageddon? ¿Poseidón? ¿Matrix? Recuerda que Aranoa no es sólo la calva y la tristeza de Bardem, está Familia y Barrio. Más... El bola, La lengua de las mariposas, Azuloscurocasinegro, Secretos del corazón, Fugitivas, Mensaka... o casi cualquier argentina...

Anónimo dijo...

"Pues menudo mensaje"... el que has entendido, camarada. A mí tampoco me gustó "Los tan cacareados lunes al sol", pero al menos entendí de qué iba. Se ve que no trabajas.