domingo, 9 de noviembre de 2008

Los ojos de Shia



Desde Algunos hombres buenos, con Tom Cruise, no recordaba un blockbuster tan lleno de primeros planos como los de Shia LaBeouf en La conspiración del pánico. Lo de Tom Cruise se entendía, por guapo. Lo de Shia LaBeouf es, literalmente, comerse la cámara. La peli es un divertimento bastante digno, pero poco más. El mérito está en este chaval que con apenas 22 añitos sabe soportar el peso de la historia y una incontable cantidad de primeros planos como un auténtico campeón.

3 comentarios:

Alberto dijo...

Me apunto tus tres últimas recomendaciones... Apúntate "El nido vacío" (gran duelo dialéctico, aunque me gustó más la anterior de Burman , "Derecho de familia") y "Bella"... rodada íntegramente en tu querido NYC!!!

el dijo...

Yo también he oído grandes críticas de "Bella". Habrá que verla. Sobre el Shia, no sé si es buen actor, aún no lo he decidido. En Indiana está sobreactuado, para mi gusto, pero me da que la culpa la tienen los yanquis con su manía de hacerlo todo aséptico para que nadie se atragante. Y en esta no le he visto pero tiene cara de asustado atractivo que eso siempre funciona en las pelis de acción, suspense y teléfonos que explotan.

Felicis, en Madrid dijo...

Sí, irónicamente es en Indiana Jones donde el chaval desprende menos carisma. Qué cosas, porque en todas las demás, que no dejan de ser productos menores, está para comérselo. Hasta en Transformers, ese truño insoportable, Shia suponía un soplo de aire fresco. Quizá lo de Indiana estaba demasiada prefabricado...