viernes, 29 de enero de 2010

Vinos, whiskeys y lenguas



Ayer, por cortesía de Kubelick, estuve en una cata de vinos de una nueva bodega, llamada Exopto. Aunque sean vinos de La Rioja, el empresario es francés, y nos contó que lo de mezclar el mosto de diferentes tipos de uva era algo que en La Rioja casi nunca se había hecho antes, pero que él había apostado por esa mezcla para potenciar el producto final. Así que nos dimos un festín de vinos producidos bajo el lema del "asemblaje sistemático de tempranillo, graciano y garnacha".

***

El verano pasado, cuando estuve en Escocia, fuimos a una cata, pero de whiskeys, claro. De la misma manera, nos contaron que el 90% de los whiskeys que se venden en el mundo y que tomamos habitualmente, son blended, esto es, conjugados a partir de varios single malt whiskeys para conseguir sabores más equilibrados. Nos pusieron un vídeo en el que un señor mezclaba en una especie de laboratorio pócimas de distintas tonalidades, hasta conseguir el blend ideal.

***

Hasta ahí, bien. Por supuesto, yo no me trago que esas mezclas sean sólo en pos de conseguir un mejor sabor. También es una cuestión de necesidades. Uno compra muchas uvas de distinta clase, o destila varios tipos de grano a los que hay que dar salida. Y no lo veo mal, porque como nos contaron ayer en la cata de vinos, a veces de esas necesidades puramente económicas surgen sabores sorprendentes.

***

Ahora lean esto que he copiado del blog Rockmesexyjesus:

Waitress more Guacamola and Chimichanga, pleaseeee!!!
Sí, America es la chica que si la vieramos en los Tacos el Paisa comenzaríamos a darle nuestra orden: dos de tinga, cuatro de buche y cueritos y un agua de horchata (very much my mom in law, dont tell), pero cuando la vemos en la pantalla chica, all we wanna do is take her clothes off and perform a lipo!!! but with love...
Tengo que admitir que yo jamás vi la película esa de los traveling jeans, pants, adidas or short skirts, entonces jamás había visto a America Ferrara en nada, incluso para cuando ganó un emy con su gran vestido azul que sólo la hacía verse aún más gorda, yo no sabía quien era. Pero hace unos meses me dije a mí mismo: myself, dont let fucking Jaime Camil and Grossélica Vale, ruin your chances of watching a pretty cool sitcom. Así que sintonice mi veoh (sin el cual no puedo vivir) y comencé a ver Ugly Betty and: ¡Oh Ugly Me for not watching it earlier! Ahora soy el fan más fan y tengo que decir America es uno de los meores acets del programa: con su ternura, su gordura, su naquez y su comedy timing, es como unos hot cake con miel y fruta, she´s the dough and her virtues are the rest.
Con America fue amor a primera vista (OK lo acepto, a primera leída, i just love her continental name), pero en Ugly Her, la pude adorar desde el episodio uno, entrando a Mode Magazine con un poncho azul con rojo enorme de tela polar (como los que hace mi tía, secret time) y la leyenda: Guadalajara!!!! (Have you been smoking one of your ponchos). En ese preciso instante fue flechazo al corazón, if i had one, America se habúa convertido en mi ballena preferida y desde ese momento hasta el capítulo en el que voy que no sé cuál sea, la he amado y la amaré siempre que use ropa Kitsch Mexican Style, Lentes a la Mommy Please No y Braquets de colegiala.
Y como America, la persona, y no Betty, tengo que admitir que la conozco poco: though i loved her acceptance speach, se ve que es dulce y agradable como un merengue...wait... Además es latina proud power y fuera de su papel como Ugly Ho, la verdad es que no es tan fea, sólo le hace falta bajar unos cuantos punds (like 90) y lista, de ahí a las pasarelas de Vicky Secret, at least Form.
Yo la amo y este amor lo transmito al darle hoy el: "Love your fatness as much as i love you" y, yo sé que igual que Nikki Blonski, America jamás va a poder conseguir un papel en una Julia Robert´s movie, pero mientras las tengamos en Fugly Betty, who cares? You go big girl, you are beautiful!


***

Esto es lo que se llama spanglish, en estado puro. Ese spanglish con el que muchos se llevan las manos a la cabeza, pero que a mí me resulta un blend divertidísimo, y que creo que va mucho más allá del mero capricho. Cuando lo leo me parece escuchar a mi amiga Ana Lucia (o Analusha, como ella dice) de Florida, exprimiendo al máximo el jugo de dos lenguas que se nutren mutuamente para conseguir un grado de expresividad despiporrante. Y no sé a dónde nos ha llevar esta mezcla, pero eso es lo de menos. Que al final surja una nueva lengua o que la cosa se quede en mera anécdota de una época determinada, qué más da. Lo que importa es lo divertido y la fuerza expresiva de este "asemblaje" genial que es como un festival de sabores.

3 comentarios:

aididentquilmaiguaif dijo...

La propia figura de Salinger siempre me ha despertado más interrogantes que el Holden este.

Felicis, en Madrid dijo...

tronkito, que te has equivocao de post, jejeje

aididentquilmaiguaif dijo...

jarl!!