jueves, 5 de febrero de 2009

Lo intrascendente con ritmo pasa mejor


Valkiria es una peli intrascendente pero con mucho ritmo. No hay que buscarle más profundidad de la que tiene, porque ni siquiera su director, por lo que he leído, lo pretendía. No hay estudios psicológicos ni papeles de Oscar, pero sí está la factura impecable del mejor cine mainstream made in America y, lo que es más importante, la mano firme de Bryan Singer. Y con lo de que no hay papeles de Oscar no quiero decir que Tom Cruise lo haga mal. Al contrario, que el cienciólogo esté tarado no le impide ser buen actor. Lo hace muy bien, y para colmo, el cabrón, lisiado y todo como sale en la peli, parece que se haya quedado anclado en los treinta y pocos. Mal que les pese a muchas (y muchos), el tío está más joven incluso que Brad Pitt, al que últimamente se le notan más los retoques quirúrgicos.

1 comentario:

Eduardo Larequi dijo...

He llegado a tu blog, Felicis, por recomendación de Elisa Armas, en Actimoliner. Hasta ahora, me ha gustado mucho todo lo que he leído (la entrada sobre La clase es estupenda), y además veo que tenemos unos cuantos intereses y aficiones comunes.

No puedo estar más de acuerdo con todo lo que dices sobre Valkiria: al pobre Cruise lo han puesto a caer de un burro, y lo cierto es que no desentona en absoluto al lado de monstruos de la interpretación como Branagh, Stamp o Wilkinson.

Es verdad que a la película le falta garra, cierta grandeza, pero ya les gustaría a esos críticos que tanto la han atacado que el cine español, a menudo papanatas cuando no sectario, pudiera construir una historia la mitad de interesante.

Prometo seguirte a partir de ahora.